Álvaro Gómez

Comercial y Marketing

Comparte

La cultura del feedback para la competitividad empresarial

Hoy en día, el marketing interno, aquel destinado a mejorar la motivación y vinculación de los trabajadores con su empresa, es uno de los pilares fundamentales para mantener la competitividad empresarial. La crisis económica, las reestructuraciones salariales y las exigencias del mercado actual, entre otros, merman la motivación de los empleados a lo largo del año. En este escenario, los líderes empresariales son conscientes de lo rápido que puede instalarse, en sus organizaciones, la apatía e inacción y, por lo tanto, la transcendencia que tiene llevar a cabo estrategias de comunicación internas que mantengan la moral y productividad de sus equipos.

Dentro del abanico de herramientas de las que dispone un departamento de RRHH para mantener la motivación y el engagement de los empleados, la comunicación es, sin duda, la más rentable y eficaz. Bien aprovechada, nos permitirá crear ese ambiente laboral que favorezca el entusiasmo y compromiso con los objetivos comunes. Pero para lograrlo, no solo se ha de pensar en una comunicación empresa > empleado, sino que debemos de darle mayor relevancia a los canales de comunicación que parten del empleado hacia jerarquías superiores, así como aquellas, que se producen entre mismas instancias jerárquicas.

Para llevar a cabo por tanto, una estrategia eficaz de comunicación interna, debemos dar al Feedback el peso que se merece. Necesitamos que la información fluya, que esa información sea relevante y provenga de la fuente original. Y para lograrlo, debemos ir más allá, y pensar en implantar la “cultura del feedback”.

Las organizaciones que son capaces de implantar y gestionar buenas estrategias de feedback, obtIienen grandes beneficios a corto – medio plazo:

  1. Es un barómetro ideal para conocer el estado o ánimo de los empleados.
  2. Permite detectar tensiones entre empleados, y nos posibilita mediar antes de que el conflicto llegue a estados superiores.
  3. Es una gran herramienta de motivación, puesto que empodera a los empleados de menor categoría, aportándoles una gran confianza.
  4. Promueve el “Engagement” o vinculación. Los empleados se sentirán más identificados con la empresa, y la valorarán muy positivamente. Repercutiendo directamente en la mejora de la productividad.
  5. Es una herramienta de mejora continua a todos los niveles; gestión, procesos ,negocio, etc.
  6. Permite identificar talento oculto.
  7. Es una gran vía para detectar nuevas oportunidades de negocio, a través de las ideas que pueden aportar nuestros empleados.
  8. Nos permite conocer de forma ágil los movimientos de la competencia, sobre todo a través de nuestro equipo comercial, que están en primera línea de batalla.
  9. Permite detectar “Best Practise”. El Feedback no solo sirve para averiguar posibles deficiencias; bien asimilado por la organización, debería de ser una vía de información para dar a conocer las pequeñas y grandes victorias; casos de éxito, mejoras de procesos, etc…

Ahora que sabes los beneficios que tu organización podría obtener con una buena política de feedback, es hora de que te pongas manos a la obra. Y para que no te resulte complicado empezar, vamos a darte unos consejos que en nuestra experiencia han resultado claves con nuestros clientes:

Consigue el apoyo y compromiso de la dirección

Son ellos los primeros que deben de entender y valorar la importancia que tiene implantar una política clara de Feedback.

Identifica los grupos de interés

Identifica claramente los diferentes grupos de interés y su jerarquía dentro de la organización. Plasma de forma clara los diferentes targets internos.

Elabora listas por cada grupo

Asignándoles las tipologías de información de entrada y salida más relevante para ellos. ¿Qué información les gustaría o sería interesante recibir?, ¿Qué información les gustaría y pueden emitir?, ¿A quién interesa esa información?.

Crea un mapa de flujos de la información

Una vez tengas claros tus públicos y sus intereses, trata de representar lo mejor posible los diferentes flujos de información. Habrá “contenidos potenciales” que serán comunes a todos, mientras que otros solo deberán de estar disponibles para algunos departamentos o cargos.

Selecciona los canales, soportes o herramientas más adecuados

Cuando tengas claro el “mapa de flujos”, podrás determinar las herramientas idóneas para cada caso, intentando simplificar lo máximo posible. No conviene marear a los empleados, cuanto más fácil se lo pongamos mejor.

Crea rutinas de comunicación

Una buena iniciativa es incluir como hábito la contestación a un pequeño cuestionario, que previamente habremos elaborado según los intereses del momento. Esto es un ejercicio muy sano que se está implantando en muchas compañías, gracias a que ayuda a “empujar” a los empleados más recelosos o perezosos, y a interiorizar la cultura del Feedback.

Forma a los empleados

Principalmente a directivos y responsables de equipos. Si realizas un buen ejercicio con el target, los flujos de información y los canales o herramientas de comunicación, tendrás mucho ganado. Pero si realmente quieres que los empleados interioricen y valoren la cultura del feedback, tienes que formarles. Hazles ver el valor de estas políticas, crea un curso interno, y focaliza los esfuerzos en los Managers.

Centraliza la gestión de los contenidos

En función del tamaño de la compañía, podemos encontrarnos con una inmensa cantidad de información. Saber filtrar y hacer llegar a cada grupo de interés el contenido correcto es la clave. Lo ideal en la medida de lo posible es disponer de un responsable de la comunicación interna, y solicitar asesoría a empresas especializadas.

Utiliza la comunicación para recordar y motivar

Y como última recomendación, y una de las más importantes, comunica. Recuerda y motiva a los empleados a que utilicen los diferentes canales. Agradece las aportaciones o incluso incentiva con concursos. No dejes que todo el esfuerzo se venga abajo por no mantener informado al personal. Todos estamos muy ocupados y sobresaturados de tareas, por eso es muy recomendable que les recuerdes la importancia que tiene su opinión, y la disposición de escucha de la empresa.

Como ves, llevar a cabo una estrategia exitosa para implementar una verdadera cultura de Feedback, que aporte valor a la organización, no se reduce simplemente a facilitar canales de comunicación interdepartamental, ¡es mucho más que eso!. Así que ya sabes, si quieres mejorar la competitividad de tu organización, a través del Feedback, ¡ten en cuenta nuestros consejos!

Quizá te pueda interesar

Adelante! Quiero suscribirme a LebenNews

×
¡Vamos!