Aportaciones del Big Data al Marketing y las ventas

Imagen entrada blog

El análisis y predicción de ventas y comportamientos de consumidores siempre han tenido cabida en cualquier empresa que busque el crecimiento y sostenibilidad de su negocio. La analítica de datos se sitúa entre la ingeniería y la estadística, pero también está muy ligada al marketing, análisis de producto, precios y comportamiento del consumidor y, por supuesto, existe una relación muy estrecha entre ciencia de datos y ventas. Las herramientas de análisis de datos pueden ayudar a los profesionales de marketing y ventas a tomar decisiones de manera más eficiente, centrar esfuerzos en las oportunidades de ventas más idóneas y descubrir otras nuevas.

Debido a la cantidad de información que podemos obtener de diversas fuentes, surge el concepto de Big Data para referirnos al gran volumen de datos, tanto estructurados como no estructurados, que inundan los negocios cada día y que ayudan a las empresas a tomar decisiones estratégicas que de otra manera sería más complicado realizar.

Para gestionar el Big Data entra en juego el Business Intelligence, o lo que es lo mismo, el conjunto de metodologías y tecnologías que nos permiten extraer, analizar y transformar los datos en información de utilidad, con el fin de crear distintas estrategias que se adapten a las necesidades concretas de cada empresa. Es decir, extraemos los datos y los gestionamos para obtener un conocimiento. En el terreno del marketing, el Big Data nos ofrece:

  • Elaborar estrategias de marketing personalizado: crear estrategias de comunicación adaptadas a nuestros clientes, según sus gustos, sus datos geográficos y toda clase de información.
  • Ayudar en la segmentación de clientes: ofrece una evolución de los clientes muy precisa y adapta las estrategias según las necesidades de cada momento.
  • Localiza oportunidades de negocio: por ejemplo, podemos ver qué productos ha visitado el cliente o ha comprado y recomendarle otro producto similar o complementario.
  • Mejorar la experiencia de cliente: detectamos los patrones y hábitos de consumo y adaptamos esta experiencia a sus gustos y necesidades, mejorando de esta manera el engagement.
  • Hacer seguimiento de tendencias del mercado: gracias a los datos podremos ver cómo los clientes desarrollan la fidelidad a la marca, qué lanzamientos acogen mejor, etc.

En definitiva, lo que hace al Big Data tan útil en marketing y ventas es que proporciona respuestas a muchas preguntas que surgen en el día a día de las empresas, un punto de referencia donde parten la planificación y gestión de los clientes. Por ello, conduce a movimientos de negocios más inteligentes, operaciones más eficientes, mayores ganancias y clientes más felices y mejor fidelizados.

  • Compartir: