Gamificación: cuando el trabajo se convierte en un juego

Imagen entrada blog

Expertos en recursos humanos apuntan a que la motivación de un trabajador está relacionada con factores como un salario acorde a las capacidades, horarios flexibles o un ambiente de trabajo distendido. Pero, ¿es posible introducir las técnicas de gamificación en un ambiente laboral? No solo es posible, sino que altamente recomendable, ya que es un componente muy poderoso de la motivación.

Podemos definir la gamificación como la aplicación de técnicas y procesos de juego en un contexto no lúdico para conseguir determinados resultados en los empleados. La gamificación logra mezclar lo lúdico y lo profesional, haciendo que nuestras tareas cotidianas se vean recompensadas por elementos típicos del juego como puntos o premios, motivando a los trabajadores en su día a día y premiando aspectos como el trabajo en equipo, la sugerencia de ideas, las relaciones interdepartamentales o la fidelización de los empleados.

¿Por qué gamificar mi empresa?

  • Porque facilita la realización de trabajos monótonos o repetitivos al entrar en juego técnicas de gamificación que resultan muy novedosas para los empleados.
  • Porque supone una manera natural de implicación de los empleados aumentando su motivación tanto con recompensas tangibles (puntos, premios) como intangibles (reconocimiento, sentimiento de pertenencia a un equipo…).
  • Porque en el juego tenemos la posibilidad y el deseo de mejorar y podemos elegir diferentes caminos para conseguir nuestros objetivos.
  • Porque es una de las mejores herramientas para fomentar el trabajo en equipo y las relaciones interdepartamentales.

Para una buena estrategia de gamificación no olvides:

  • Establecer objetivos claros: ¿qué queremos conseguir con el juego? ¿Cuál es el idóneo para este objetivo?
  • No obligar a nadie a participar. Cuando obligas a jugar puedes presentarlo como una obligación laboral más.
  • Reconocer los méritos. No te limites a premiar a quien gana etapas o tareas: recompensa ciertos aspectos como la unión del equipo, la rapidez en la consecución de tareas, la idea más innovadora…
  • Mostrar la evolución del juego para mantener vivo el espíritu competitivo, por ejemplo mediante clasificaciones de puntos y rankings de posición de cada empleado.

Gracias a los resultados positivos que la experiencia está consiguiendo en multitud de empresas, la gamificación es una herramienta eficaz para captar, retener y motivar con éxito al talento humano.

  • Compartir: