Los 9 factores de la motivación laboral

Imagen entrada blog

Mantener un estado de motivación elevado, a lo largo del tiempo, es uno de los retos a los que se enfrenta cualquier organización. El empuje inicial, con el que los nuevos empleados comienzan su aventura laboral, suele verse afectado a medida que avanza el tiempo, la monotonía y experiencia empiezan a hacer efecto en su estado emocional. Cuando el estado de ánimo de los empleados decae, se genera un ambiente laboral rancio, que afecta gravemente al espíritu competitivo de la organización. Como responsables de RRHH o responsables de un equipo, debemos estar preparados y llevar a cabo iniciativas que impidan que se instaure la apatía.

Si algo hemos aprendido en estos 20 años llevando a cabo programas de motivación y fidelización, es que no existe una fórmula mágica que nos asegure mantener un espíritu positivo e impulsar la motivación de los equipos hacia sus objetivos. Cada situación requerirá unas estrategias y tácticas específicas, pero lo que si podemos hacer es recomendarte factores que nunca debemos olvidar a la hora de planificar las estrategias. Los 9 factores que inciden en la motivación son:

  1. Resultado. Cuando existen resultados se “triunfa en la tarea” y se consigue el éxito, porque el empleado es consciente de que su trabajo aporta en sí mismo.
  2. Participación. El empleado se debe sentir una pieza clave dentro del objetivo global de la compañía. La participación del empleado en la empresa es un claro activador del desarrollo profesional y personal.
  3. Conocer los objetivos. Está unido a la participación, ser participe y conocer los objetivos de la organización, de la área y concretamente del cargo, insta a “asumir o canalizar” los objetivos. Hacerse parte de ellos y utilizarlos como factor motivador, ya que una tarea comunicada es una tarea bien hecha
  4. Tarea. Está asociada a los resultados y referida al desarrollo excelente de la misma, “porque no hay mayor satisfacción que hacer bien las cosas”.
  5. Retribución. El salario sigue siendo un factor integrante de valor para el empleado. Preferiblemente debe estar compuesto por salario fijo y variable, así como por beneficios por ser empleado.
  6. Recompensa. El empleado sabe que se trata de un premio deseado por su esfuerzo, y como bien dicen “todo esfuerzo tiene su recompensa”.
  7. Reconocimiento. Favorece y potencia la motivación positiva de los empleados ya que supone una motivación interna para el "reconocido", por ser el reconocimiento de su propia identidad.
  8. Responsabilidad. La ilusión hacia las cosas, y en su caso la responsabilidad, otorgan la capacidad de planificar y establecer metas, así como de toma de decisiones.
  9. Crecimiento. La capacidad de desarrollo, la promoción en cuestión, es un factor detonante de motivación. En esta ocasión y en función de la tipología de empleado, se orientará hacia los conocimientos y aptitudes o hacia el aumento de responsabilidades.

Como compañía debemos abrazar los 9 factores para poder actuar de manera individual en función de las necesidades de cada empleado.  

  • Compartir: