¿Calidad? ¡Di adiós a las BBDD masivas!

Imagen entrada blog

Es una realidad que la cantidad de datos crece a un ritmo exponencial,  de la misma forma que la facilidad de acceso a los mismos. El problema aparece cuando como compañía no sabemos gestionar correctamente tal cantidad de datos o, aún peor, queremos más datos sin importarnos la calidad de los mismos.

En el 2000, cuando trabajabas en el departamento comercial o en una empresa b2b, sabías la dificultad que había para conseguir nuevos datos de contacto. En ese momento eras cuidadoso con los datos e incluso celoso de los mismos. Aquí los esfuerzos se centraban en conseguir el mayor numero de registros, que permitiesen hacer acciones de venta directa. Priorizaba la cantidad sobre la calidad, lo importante era tener el dato. 

18 años después, el escenario ha cambiado. Las empresas y sus comerciales tenemos a nuestra disposición gran cantidad de vías para conseguir el dato o registro de contacto. Pero ahora el reto es transformar el dato en información clave, que permite tener un mayor conocimiento de los intereses de nuestros clientes. Y somos conscientes de que el primer paso para conseguirlo es trabajar la calidad del dato.

¿Por qué es una necesidad la calidad del dato?

  • Porque la correcta gestión del registro permite la creación de correlaciones. Conocer a los clientes actuales permite detectar patrones de conducta, para una mejora en la futura toma de decisiones.
  • Por la dificultad y lo poco productivo que resulta gestionar grandes volúmenes de BBDD, sin diferenciar entre usuarios. Para poder tomar decisiones, es necesario segmentar en función del objetivo y realizar una depuración de la BBDD periódica. ¡Recuerda segmentar con cabeza! 
  • Porque las BBDD masivas, sin ningún tipo de filtro o segmentación, no suponen ningún beneficio adicional a la compañía. Porque a fin de cuentas, ¿de qué sirve tener una BBDD con un gran porcentaje de usuarios que no suponen ningún beneficio para la compañía? Todos y cada uno de los datos deben ser convertibles en información adecuada para los objetivos concretos. 
  • Cuando se consideran y se conocen los intereses del cliente actual es más fácil comenzar una relación, más estrecha y creible,  con el resto de contactos y registros de la BBDD (potenciales, inactivos, etc). La fidelización es necesaria y rentable, analizar a los clientes actuales también.
  • Porque la propia fidelización de tus clientes y la calidad de los datos de contacto te permiten un brand awereness mucha más rentable que cualquier base de datos masiva. ¡ Una recomendación de tus propios clientes! 
  • En la actualidad, aspirar a una buena BBDD puede llegar a diferenciarnos de la competencia y mejorar el rendimiento de la empresa. Tu competencia puede seguir obcecada en llegar al máximo de personas posibles sin tener en cuenta el tratamiento de los datos y la calidad de los mismos.
  • Adicionalmente, la nueva GDPR, obligatorio desde mayo de 2018, ha hecho un llamamiento a la protección de datos que afecta a los usuarios o registros disponibles para la compañía. Por un lado, la necesidad, por parte de la compañía, de especificar con qué fin exacto se va a utilizar los datos del usuario. Y la necesidad, por parte del usuario, del consentimiento expreso, y no implícito, para la utilización de sus datos personales. Todo esto ha provocado una depuración extra de las BBDD. Por ejemplo, si un usuario se quiere descargar una infografía se le exige un esfuerzo, para rellenar el formulario y para aceptar de manera explícita que va a recibir información por parte de la compañía. Por el simple hecho de este esfuerzo el usuario es de mayor calidad.

Son muchas las circunstancias que hacen que el departamento comercial y B2B se oriente hacia la calidad del dato. Explota estos elementos para conocer a tu BBDD y mejorar la fidelización y el saber hacer en tus contactos.

  • Compartir: